¿Qué es un contracargo y de qué tipos hay?

Los contracargos son débitos de operaciones que ya cobraste. La diferencia con la devolución es que ésta se da por parte del comercio, mientras que el contracargo surge por un reclamo del titular de la tarjeta.

Existen dos tipos de contracargos:

  • Por desconocimiento de la compra: cuando ni vos ni tu cliente reconocen la operación.
  • Por error del proceso: cuando tu cliente no recibe el producto, el reintegro del dinero, o se duplica el cobro.

Preguntas frecuentes

¿Cómo evitar un contracargo?

  • Verificá que los datos de la tarjeta de tu cliente coincidan con los de su DNI.
  • Intentá que la razón social de tu negocio se parezca al nombre de fantasía para que tu cliente lo identifique al ver su resumen. Así, evitás un contracargo por desconocimiento.
  • De ser posible, guardá los comprobantes de tus ventas hasta 3 años para demostrar su autenticidad.
  • Ofrecé buenos productos, servicios y atención para evitar el desconocimiento de compra como forma de protesta.
  • Mantené bien informados a tus clientes y respondé todas sus consultas al efectuar la venta.

¿Cómo reclamar un contracargo?

Si no estás de acuerdo con el contracargo presentado por tu cliente, necesitas los comprobantes que acrediten que la transacción ocurrió tal como afirmás. Esta documentación varía en cada caso según el tipo de contracargo.

 

Tené en cuenta que el plazo para reclamar contracargos con tarjetas Visa o Mastercard es de 15 días corridos desde la fecha de liquidación de los contracargos.

 

Comunicate con nuestro equipo de atención al cliente para gestionar el reclamo y recuperar el dinero.

¿Cómo saber si tenés un contracargo?

Los contracargos aparecen en la sección “Liquidaciones” una vez que los presentes, independientemente de su fecha de liquidación.

Ahí mismo podés consultar el detalle de la fecha de pago, establecimiento, monto, marca de tarjeta y cuotas.